En España “no hay unas demandas concretas que se estén presentando a los políticos”


Image representing Twitter as depicted in Crun...

Image via CrunchBase

EUROPA PRESS. 20.06.2011
Hordur Torfason, el hombre que en 2008 impulsó la revolución islandesa, ha subrayado que una “diferencia importante” entre ésta y el Movimiento 15-M es que en España “no hay unas demandas concretas que se estén presentando a los políticos”, razón por la cual ha instado a los ‘indignados’ a que planteen propuestas, ya que, a su juicio, “puede haber algo en común” entre todas las personas que abogan por un cambio en el sistema político y económico.

Ampliar fotoAsí lo ha manifestado Torfason en una charla que ha impartido en el edificio Sa Riera de la UIB, en Palma, ante más de 250 personas, gracias a la iniciativa personal de una de las personas que comparte los objetivos del Movimiento 15-M, que decidió recaudar dinero para traer a la capital balear al impulsor de la revolución islandesa tras instar a su pueblo a reaccionar ante los abusos de banqueros y políticos, que llevaron a este país del norte de Europa a la bancarrota.

“Una de las cosas que a los políticos les encantaría es que nos sentáramos a debatir durante cuatro años, por lo que creo que necesitamos acciones”, ha remarcado, al tiempo que ha recordado que este domingo participó en la manifestación contra el Pacto del Euro, que se celebró en Barcelona y ha dicho que “si los políticos no pueden ver esto es que algo va mal”, refiriéndose así a las miles de personas que participaron en esta marcha y en las que se celebraron en otras ciudades españolas, como Palma.

Así, ha instado a los ciudadanos de España, sobre todo, a los jóvenes que están sin empleo, a que “no se rindan y salgan a pelear”, si bien ha advertido de que todo este movimiento va a “llevar tiempo” hasta que se logren los primeros frutos, ya que en Islandia, “los tres primeros meses nos ignoraron completamente, pero llevo 45 años

como activista y seguiré hasta el día que me muera”.

En esta línea, Torfason ha aseverado que cuando el 11 de octubre de 2008, el primer ministro de Islandia se dirigió a nación diciendo que “Dios salve a Islandia”, él se preguntó “por qué no nos salvamos nosotros”.

“Seguramente, ninguno de nosotros tenga las soluciones, pero sí tenemos una visión compartida y queremos resistirnos al sistema que hay, por lo que os recomiendo que resistáis y os mantengáis con el objetivo común de lograr un mundo mejor y con menos corrupción”, ha destacado.

“cuando la policía nos pega,

Es que estamos ganando”

Por otra parte, el líder de la revolución islandesa ha estimado que “cuando la policía nos empieza a pegar es porque estamos ganando”, al tiempo que ha apuntado que pese a que hay una tendencia de ver a los agentes policiales como a un “enemigo”, sin embargo, “necesariamente no lo son, ya que muchos de ellos están en la misma posición que nosotros, con facturas que pagar y familias”. Por ello, ha pedido a los ‘indignados’ que cuando vean a un policía le pregunten “con amabilidad si está de nuestro lado o del otro”.

Así, ha revelado que este domingo, cuando estaba participando en la marcha de Barcelona, vio que había “muchísima policía, más que la que había visto nunca” y, por ello, cuando se encontró con un agente sólo sentado en su moto, le preguntó si apoyaba a la gente que se estaba manifestando “y dijo que sí” e incluso agradeció que se lo preguntara.

“Lo que quiero decir es que cuando estemos peleando debemos intentar razonar con los políticos, porque ése es su trabajo y, simplemente, les estamos diciendo que no sean corruptos”, ha aseverado, el músico islandés, quien ha desvelado que una vez, un policía islandés le contestó que tenía que pegar a los manifestantes, porque era su trabajo, a lo que él le replicó “qué actitud más triste”.

Por otra parte, el músico y activista islandés ha resaltado que el sistema financiero islandés está “muy dañado”, a pesar de lo cual ha recordado que desde el pasado mes de abril, su país está elaborando una nueva Constitución en cuyo proceso pueden participar los ciudadanos que lo deseen a través de las redes sociales en Internet.

Así, ha explicado que se han seleccionado a 25 personas que forman parte del Consejo encargado de elaborar la Carta Magna, que está publicando semanalmente los borradores en una página web, donde los usuarios pueden hacer comentarios, así como a través de una cuenta en Facebook y Twitter.

A pesar de ello, ha advertido de que “acecha el peligro de que en septiembre, cuando se acabe de escribir la propuesta, los políticos quieran repasarla antes de someterla a referéndum”, por lo que ha recalcado que hay que lograr que la gente “pueda votar lo que han escrito antes que los políticos metan mano, teniendo en cuenta que de ahí saldrá un nuevo sistema con el que queremos, entre otras cosas, erradicar la corrupción”.

Regalo de una bandera

Torfason ha concluido su charla con el regalo de una bandera roja en la que se puede leer ‘Saludos desde Islandia’ y en la que aparece una cacerola y una espátula simbolizando las caceroladas que se llevaron a cabo durante cinco meses en Islandia y que provocaron la dimisión en bloque del Gobierno de ese país en enero de 2008.

En este sentido, ha afirmado que “cuando los políticos no hacen su trabajo, cogemos la cazuela y la espátula y se lo decimos”. Asimismo, en la bandera hay una estrella, que, según ha explicado, es la de la “esperanza”.

España, Irlanda e Islandia

Lo primero que hay que decir es que las crisis de Islandia, o la de Irlanda, son diferentes de la española. En los dos primeros países, los problemas vinieron de un sistema bancario hiperdimensionado. En Islandia e Irlanda los activos de los bancos venían a rondar el 900% del PIB; en España rondan el 400% (escribo de memoria; acaso en España sean más bajos, como del 300%). Por tanto, cuando los bancos de esos dos países quebraron, el Estado se encontró sin dinero para rescatarlos. A continuación, vino la crisis de la deuda. Y la hecatombe.

En España es diferente porque, aunque la deuda privada es tan grande como la pública (algo de lo que nos olvidamos constantemente), el sistema bancario no está tan inflado. Y no está en quiebra, a pesar de que las cajas de ahorros cada día parezcan más ‘zombies’, o sea, muertos vivientes. Otra cosa es que, con los problemas para financiarse en el exterior, los grandes bancos puedan entrar en problemas serios (en mayo, en plena crisis griega, ‘The Wall Street Journal’ ya dijo que eso estaba pasando). En ese caso, las cosas se pondrían mucho peores para España.

Pero las mayores diferencias no son las que hay entre Irlanda/Islandia y España, sino en cómo ha salido de la crisis Islandia y cómo está tratando de hacerlo Irlanda. Son unas diferencias significativas, porque parece que quien lo está haciendo bien es Reykjavik, no Dublín.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que Islandia fue rescatada por el FMI y varios Gobiernos con 2.100 millones de dólares. Si aplicamos la misma proporción a España debería ser de 100.000 millones de euros, una cifra inferior al paquete de ayuda a Grecia, y apenas superior al que se está negociando con Irlanda, aunque muchos temen que Dublín necesite más dinero para evitar la suspensión de pagos.
Mejorando lo presente, Islandia impuso controles a la salida de capitales—un ‘minicorralito ártico’—y dejó que la corona se hundiera un 35% con respecto al euro.
Pero lo bueno vino después: una vez hubo nacionalizado los bancos, el Gobierno islandés emitió un solemne ‘se siente’, que diría Manolito Gafotas, y explicó a los tenedores de bonos de esos bancos que, como mucho, iban a recibir entre un 10% y un 15% del principal invertido. A Gordon Brown le dio una lipotimia, y a su vez nacionalizó los activos de los bancos islandeses en Reino Unido, pero éstos eran muy pequeños. Mejorando lo presente, Islandia impuso controles a la salida de capitales—un ‘minicorralito ártico’—y dejó que la corona se hundiera un 35% con respecto al euro.

El resultado es que, según el FMI, “la recesión de Islandia ha sido más superficial de lo esperado, y no peor que la de los países más duramente golpeados. Al mismo tiempo, la corona se ha estabilizado a un nivel competitivo, la inflación ha caído del 18% a menos del 5%, y los spreads de los CDS [el coste de asegurar la deuda soberana] han caído de unos 1.000 a 300 puntos básicos [me temo que ahora los spreads de los CDS españoles deben de andar poco menos que por donde los de Islandia]. Los déficit por cuenta corriente se han reducido, y las reservas [de divisas] internacionales han sido reconstruidas, mientras que las quiebras del sector privado han llevado a un marcado declive de la deuda externa, a alrededor del 300% del PIB. Las perspectivas son una recuperación basada en la inversión que empiece en la segunda mitad de 2010, y un crecimiento de alrededor del 3% en 2011”. Ya quisiera yo esas perspectivas para la piel de toro.

Eso que ha hecho Islandia, sin embargo, es diferente de lo que Irlanda está intentando. Dublín no puede devaluar, porque está en el euro. Y su Gobierno, y la UE y el FMI con él, han decidido que van a nacionalizar la deuda de los bancos, pero también se han comprometido a pagar hasta el último céntimo a los acreedores. Ésa es la clave de la crisis.

España, llegado el caso, tampoco podría (¿podrá?) devaluar, obviamente. Y la deuda privada española es demasiado grande, no con respecto al PIB, sino a la economía europea, porque somos el 10% del PIB de la eurozona, como para que podamos dar un corte de mangas a los acreedores extranjeros y decirles que se queden con el 10% de lo que han invertido. En ese caso, arrastraríamos a Francia y a Alemania. De hecho, una carta que España puede jugar en esta crisis es que es demasiado grande para caer, así que Angela Merkel y Nicolas Sarkozy harían bien en ser menos chulos. Por ahora, sin embargo, parece claro que lo único que cuenta es que España es demasiado grande para ser rescatada.

Resumiendo: Islandia es pequeña y heterodoxa y, aunque su crisis ha sido inimaginable, parece estar saliendo relativamente bien de ella. Irlanda es pequeña y ortodoxa, y su crisis todavía no ha acabado. Y España es grande y ortodoxa, y su crisis, si llega de verdad, será demasiado gigantesca como para que nos la podamos imaginar. Y, además, se extenderá a toda la zona del euro.

__________________

Uno debería como regla respetar la opinión pública lo suficiente para evitar la muerte de hambre o la cárcel, pero todo lo que vaya más allá es sumisión voluntaria a una innecesaria tiranía, y probablemente interferirá en la consecución de la felicidad en multitud de maneras. Bertrand Russell.—————————————————————————————————————————-

Sus ciudadanos en referéndum se niegan por segunda vez a pagar la deuda extranjera producida por la bancarrota de sus bancos.

Si Islandia, con apenas algo más de 300.000 habitantes, era uno de los países más acaudalados y con mayor renta per cápita en los últimos años, la recesión económica mundial en 2008 abocó su economía a la bancarrota. El producto interior bruto (PIB) bajó de forma radical, la bolsa se desplomó, su moneda se devaluó, el precio de las viviendas bajó, y el desempleo comenzó a crecer por la quiebra de las empresas.

La deuda de Icesave

Islandia finalizó el proceso de privatización de sus tres bancos públicos en 2003, Glitnir, Kaupthing y Landsbanki. Este último promocionaba, a través de sus filiales de Internet, unos depósitos con un alto tipo de interés llamado Icesave que además concedía unos interesantes créditos. Los depósitos tuvieron bastante éxito en diversos países europeos, incluido España.

En 2008 este banco quebró, dejando una deuda de 4.000 millones de euros a los propietarios de los títulos. Aunque esta cifra, en términos macroeconómicos, puede no parecer una cantidad muy abultada, supone un tercio del PIB islandés. Los gobiernos de Londres y La Haya garantizaron los depósitos a sus inversores pero después exigieron al gobierno islandés ese dinero. Aunque puede discutirse la obligatoriedad legal de ese reintegro, el gobierno de Reykiavik tiene reticencias al suicidio financiero hipotecando a sus ciudadanos con una deuda que supone el pago de unos 50.000 euros por cada familia. Pero entiende que políticamente debe llegarse a un acuerdo y desde 2009 mantiene negociaciones sobre esta deuda con países afectados.

Revolución social islandesa

Esta cuestión provocó importantes movilizaciones sociales en el país. Si a las primeras protestas acudían sólo unas quince personas, los islandeses optaron después por hacerse cargo de sus problemas descubriendo el poder de la presión social. En 2010 Islandia fue noticia por la erupción de su volcán Eyjafjallajökull, cuya nube de humo dificultó el tráfico aéreo en gran parte de Europa, pero la explosión social de sus ciudadanos comenzó un año antes, sin apenas repercusión en los medios occidentales. Las manifestaciones ante el Parlamento tuvieron como resultado el cambio de todo el gobierno y la elección de una asamblea constituyente para elaborar una nueva Constitución actualmente en trámite. Además, se nacionalizó la banca y la sociedad exigió el procesamiento de los banqueros y ejecutivos responsables del endeudamiento.

Ya en diciembre de 2009 hubo un plebiscito parecido al del 9 de abril con unas condiciones de pago que no les convencían. La deuda se pagaría en 15 años con un tipo de interés del 5,5 por ciento. En el referéndum del pasado 9 de abril las agencias de rating apoyaban que Islandia votara por el pago de sus deudas. Lo hacían con la amenaza de rebajar la calificación de la economía del país. Sus condiciones eran ahora más ventajosas, pues la deuda se podría saldar en 37 años a un interés del 3 por ciento. Pero el pueblo islandés decidió no pagar la deuda producida por sus bancos a Reino Unido y Holanda. Estos amenazan ahora con denunciar al país nórdico por incumplir la normativa del Espacio Económico Europeo. La decisión islandesa bloquea nuevos créditos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la entrada de Islandia a la Unión Europea.

Desconfianza en los políticos

Los islandeses, a partir de la crisis económica, han demostrado que no confían en sus políticos. La sociedad entiende que la política estaba al servicio de las entidades financieras y el comercio. En una de las manifestaciones un joven trepó a lo alto del parlamento y cambió la bandera nacional por el estandarte de una cadena de supermercados, con fondo amarillo y un sonriente cerdo hucha en el centro.

Para las elecciones del Ayuntamiento de Reykjavic se presentó un grupo de artistas bajo el nombre de The Best Party, que puede traducirse tanto como ‘el mejor partido’ como ‘la mejor fiesta’. Su programa electoral, un tanto creativo e irónico, no hacía más que poner en evidencia lo irrisorio de la clase política. Sus promesas iban desde un oso polar para el zoo de la ciudad, una transparencia sostenible o un parque de atracciones Disneyland, hasta medidas para propiciar el ahorro utilizando un solo Santa Claus en Navidad. No les importaba prometer pues, como al mismo tiempo declaraban, nada iba a ser cumplido. La situación puede parecer esperpéntica pero responde a la hipócrita situación creada por unos gobernantes acomodados en el poder durante años. Y lo más increíble es que The Best Party ganó la alcaldía.

Similitudes y diferencias

Algunos elementos que impulsaron la depresión económica islandesa son parecidos a la española. En ambos países la crisis ha pasado factura a la burbuja inmobiliaria. También la demanda era irreal en los dos, pues no existían tantos compradores como viviendas ofertadas. Aunque si en España la construcción de viviendas fue motivada principalmente por el turismo, en Islandia fue el aumento de la producción energética lo que produjo el boom inmobiliario.

Lo ocurrido en Islandia tiene similitudes, pero también diferencias importantes a lo sucedido en países como Grecia, Irlanda o Portugal. Mientras que en estos países se aceptó un rescate económico con cargo a los propios ciudadanos, en Islandia se niegan. Allí se cuestiona lo ocurrido para haber llegado a esta situación. Si hasta ahora lo que se había conseguido en otros países era salvar a los bancos, Islandia, mediante sus movilizaciones, parece haber dado un giro al problema cuestionando el papel de estos en la crisis. Puede que los ciudadanos islandeses vivieran los años boyantes con excesos, pero también están tomando las riendas de su futuro poniendo de relieve la palabra dignidad.

Inside Job, lecciones de economia

VAMOS A HACER DINERO CON LA ESPECULACIÓN

Algunas frases para el recuerdo de Facundo Cabral

Anuncios

About hilde2008

Pintora Autodidacta Siempre he experimentado la vida como una sucesión de etapas existencialistas no exentas de sus inherentes crisis, y me ha dado curiosidad indagar en todos los ámbitos de la experiencia humana para comprenderme mas a mi misma y a los demás. Cualquier experiencia negativa me llevó a esta búsqueda aunque siempre supe que dichas experiencias las estaba creando yo, la mayoria de las veces, porque " el lado oscuro " era demasiado enigmático y deseaba investigarlo, el inconsciente rige a su manera. Por otro lado..: No soy una Maestra señor Maestro... No soy un ser hiperevolucionado, esas cosas tienen el riesgo de que uno acabe sufriendo por poseer un ego inflaccionado. Sigo mi ruta intentando no desconectarme demasiado y este era y ha sido siempre mi propósito desde que recuerdo...Lo que hoy defenderia y lo que hoy rechazaria es lo mismo que cuando tenía 15 años pero entonces la oposición a cualquier manifestación crítica e innata contra la inercia establecida del absurdo no tenía voz ni nombre en plena transición, y menos en una mujer..mucho menos en una niña. Lo siento por los Sacerdotes de la Panacea Eterna, siempre he caminado en solitario y si alguien me acompaña lo doy por bien venido pero es dificil que vaya a gustarle a todo el mundo y ni lo pretendo..Si alguien se siente molesto ..." al que le pica es que ajos mastica "...Mejor que haga como Aznar : ignorar al menos aparentemente.. Me inspira todo el mundo y todos somos copartícipes de todo. En este blog hay mayoritariamente enlaces que me he atrevido a publicar, si alguien se siente molesto no tiene mas que decirlo y lo borraré. Dichos enlaces y referencias de y a los mismos no implican que yo " comulgue " al 100% con todo lo que se expone, algunos plenamente y otros son simples noticias que me parecen de interés. A veces creo mas en los silencios que en las palabras así, quien me conoce, sabe lo subliminal que se puede esconder de mi propia " persona "( persona viene del griego y..) tras todo ello. No estoy afiliada a ningún partido político ni me identifico totalmente con alguno en concreto, no pertenezco a ninguna secta minoritaria ni mayoritaria como las múltiples iglesias porque Iglesia somos todos como hacienda somos todos aunque tal vez no equitativamente... Por ello gracias a todos los que de una forma u otra hacen posible la libre expresión.
Esta entrada fue publicada en ECONOMIA, ISLANDIA, Movimientos, política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s