Fábrica de D. Secundino Couto Solla, alcalde socialista de Ponte Canedo, Ourense ( 1931-1936 )
Galicia Industrial. La Fábrica de Secundino Couto Solla. Mi padre, después de morir el abuelo, intentó lograr que el Ayuntamiento recalificara los terrenos pues estaban declarados “zona verde” pese a estar edificados con una vivienda familiar y una industria..En una palabra, estaba atado de pies y manos pues no podía ni remodelar para ampliar la industria, ni edificar, ni vender ya que no valian nada…Esto es política, señores, al mas amplio estilo ourensán…!!! Cuando ya era muy mayor y estando enfermo por fín cambia el PGOU y se pueden hacer viviendas unifamiliares ahí pero el Alcalde ” socialista ” (?) Veiga Pombo tiene muy bien amañado su otro plan por la retaguardia : un Aparthotel de 8 plantas , con el cual saldría beneficiado con locales( para su exclusivo uso?) el ayuntamiento.                                                   Dicho Aparthotel, por cierto, era una copia en cuanto a su diseño, de un proyecto presentado por mi padre en el Ayuntamiento pero para remodelación de su Industria.                                                            Mi padre falleció días después de haber firmado el contrato de compra-venta pués tenía un cancer terminal que los buitres intentaron aprovechar, esa fué la lamentable impresión que me quedó de todo ello. No supo lo que estaba firmando o ya lo dió por perdido, no estaba en condiciones de seguir peleando contra todo y todos: una agrupación de fincas no colindantes y el exceso de cabida. Por supuesto que podríamos haberlo incapacitado pero nadie se atrevería jamás a hacerlo y puede no ser necesario o conveniente para la gente calculadora que, además, tendrá prisa …Mi padre era mucho padre..Opino esto en lo que a mi respecta. Cuando comencé a despertar de mi duelo no había copias de ningún documento y, mucho menos, nadie sabía nada de la agrupación de fincas. Tuve que moverme por mi cuenta y riesgo pagando para recuperar muchos documentos y entonces lo encontré… En la notaría donde solicité una copias certificadas el notario partícipe en el asunto, cuando le pregunté al respecto exclamó : – ¡ jajajja, mujer de qué te preocupas !!, ¡pero si todo el mundo en Orense sabe que esas fincas que en el documento público pone que son colindantes sin serlo son vuestras !!!!—–> ( ????) Me abrumó su prístina trasparencia y seriedad!!

Antes había ido al registro de la propiedad para pedir copias certificadas de las inscripciones que se habían hecho en los documentos de las fincas. Allí fué cuando me encontrè con el detalles de ver que todas las fincas habían estado confiscadas, algo que me produjo una muy triste impresión. Yo no tenía ni idea, nunca mi padre hablaba de estos asuntos.

La chica que me atendió en el registro me preguntó para quê quería las certificaciones y le dije, porque me inspiró confianza, que tenía la sospecha de que alguien podría haber cometido falsedad en documento público entre otras cosas. Así que me dió todos los originales, ¡los originales, no unas copias!!. Posteriormente me enteré de que la habían despedido.

No entiendo de leyes, no entiendo de nada. Sé que hoy no es ayer ni siquiera mañana, eso sí. Sé también lo que significaba para mi padre cada parte de ese terreno, era la lucha del abuelo que êl compartió palmo a palmo.

Lamentable es que yo, o cualquiera, para entenderme con un abogado tenga que estudiar leyes, eso o confiar sin más

Uno de ellos me dijo:”..¡  pero mujer, usted cuándo va al médico y le dice que tienen que cortarle un brazo no pregunta por què!!!..

—¡què va, jamàs lo haría!!

“Me gustaría saber cuándo voy a poder regresar del pasado.. 😈”

Empleados de  La Fábrica Couto
Ahí están tambien mi padre y mi abuelo y, además : Julio Regueiro, Eugenio Cardero, Eduvigis Cardero, Justino Gómez y Manuel Barbosa. Eduvigis Cardero, que era de Peliquín, y Manuel Barbosa trabajaban en la fàbrica y se conocieron allí. La foto es del 34 aproximadamente. Se casaron dos años después. A Justino Gomez se lo llevaron preso con el abuelo, era comunista y trabajaba como viajante en la industria de Secundino Couto, salió de la prisión gracias a un familiar falangista. Posteriormente, en el 36, la familia Barbosa se independiza y, con el acuerdo del abuelo, montan la fàbrica de cepillos Barbosa

La Guerra ( in)civil representa el mantenimiento del antiguo orden de las cosas, mientras la vida trastoca reglas y cánones prefijados y el enfrentamiento se agudiza entre los espíritus independientes. La diversidad existe sólo bajo forma oculta y, viviendo en el limbo de su oscuridad se degrada en la perversión

Carlos Nuñez & The Chieftains Muiñeira de Chantada

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Queimada

 

 

Epigrama de Juan Martínez Villergas (1816-1894) que en la versión original dice así:

Varias personas cenaban

con afán desordenado,

y a una tajada miraban

que, habiendo sola quedado,

por cortedad respetaban.

Uno la luz apagó

para atraparla con modos;

su mano al plato llevó,

y halló… las manos de todos,

pero la tajada, no.

Pablo Lorenzo Fariña ( mi excuñado ) paralizó esta iniciativa utilizando al PP. Ël era del PSdG
En lo más profundo del hombre reside el comerciante, no el que compra y vende por profesión, sino el que comercia con los sentimientos, las aspiraciones, las intenciones de los demás, contaminando y corrompiendo lo que toca y pervirtiéndose él mismo con la falsedad.
Una isla de fenicios y de mercaderes, de sanguijuelas y de farsantes. Oh,avaros comerciantes. En las casas de este pueblo, en sus muros y en sus secretas paredes, en todo lugar, hay monedas de oro enterradas. (La trilogía Los mercaderes, constituida por Primera memoria(1960), Los soldados lloran de noche (1964) y La trampa (1969). Ana M. Matute )
Mercaderes por todas partes. Siento cansancio. Lógicos, sólidos, naturales mercaderes… Todos sentados pacientemente a la puerta de su tienda, esperando. Esperándome. Gordos, sabios, útiles mercaderes. A la puerta de las guerras, a la puerta del hombre, del deseo, abanicándose, sonriendo.Esperando
En Los mercaderes se subraya, en clave pesimista y crítica, el materialismo desnaturalizado de un mundo de traficantes, corruptos y corrosivos que actúan con la prevaricación, reduciendo los valores humanos. a mercancía de compra y venta, moviéndose sin escrúpulo por ambición de lucro o de poder. Casta de seres amorales que han cambiado el ideal por el provecho y el honor por el interés, no tienen otro objetivo en la vida sino la satisfacción de la propia conveniencia y ambiciones personales
Los hombres son, en sentido bíblico, descendientes de Caín y Abel y por lo tanto portadores de su conflicto. En esta relación, ya sea se trate de un nivel íntimo y personal entre dos individuos, ya sea engrandecido en el plano de una guerra civil o mundial, todos los hombres, en un momento dado, desempeñan uno de los dos papeles, los engañadores o las víctimas, los opresores o los oprimidos, los Caines o los Abeles. (J. M. de Prada, Conversación con Ana María Matute, 5-VII) En La trampa el tema del cainismo sigue perviviendo como consecuencia colateral de la Guerra civil. Caín y Abel, como arquetipo de un conflicto social, son un fenómeno histórico, constante en su conmemoración. De tal modo la Guerra Civil Española se configura como un ciclo infinito, la tensión y la masacre de los años 1936-39 aparecen como síndrome extremo del contraste Caín-Abel en un nivel macrocósmico, ya que el final de la guerra no representa la solución de tal síndrome, sino más bien el pasaje del semen del cainismo a los descendientes de los que habían participado en el conflicto directa o indirectamente



Quiero olvidar.

Quiero olvidar a este hombre que murió

porque no opinaba como los míos.

Quiero callar el suspiro sombrío

de estas amapolas negras

que crecieron sobre los cuerpos vencidos,

estos cuerpos que yacen en el sepulcro del rencor,

y que mueren cada día un poco más

porque la misericordia tiene amnesia.

Quiero olvidar estos seres desencarnados,

estos ojos que veían la muerte,

estos labios que presentían la tortura,

estas manos que se agarraban aux barbelés

de los campos de la ignominia.

Quiero olvidar a esta mujer que tuvo la culpa

da amar al que no ganó la paz,

a este mujer que arrastra su alma atormentada

por un campo segado de amor y de cordura.

Quiero olvidar a esta mujer sin luz

que mora en la agonía de los días que fenecen.

Quiero olvidar a estos huérfanos del exilio

que vagan por el mundo sin saber a que tierra pertenecen

porque un día maté a un hermano

que no opinaba como los míos.

Harmonie Botella Chaves


entrevista digital

El Socialista 19-07-1938 Ptda

Ausencia


Á ti, vieja causa

¡A ti; vieja causa!
Tú, buena causa, incomparable, ferviente,
Tú, dulce idea, austera, implacable,
Inmortal, á lo largo de las edades, de las razas, de las re-
giones,

Después de una guerra extraña y cruel, una gran guerra
hecha por ti.

(Creo que todas las guerras de los tiempos pasados y todas
las guerras futuras serán declaradas y hechas por ti.)

Estos cantos son para ti, para tu eterno avance.

(Una guerra declarada, ¡oh soldados! no sólo por ella misma,

sino por muchas, muchísimas cosas disimuladas detrás de ella,

La silenciosa espera, y que ahora van a manifestarse en
este libro.

¡Oh, tú, orbe hecho de innumerables orbes!
¡Tú, principio fervoroso! ¡tú, germen latente, preciosamen-
te oculto! ¡tú, centro!

Alrededor de tu idea la guerra gira
Con todo su violento y furioso juego de causas.
(Con vastas consecuencias que surgirán dentro de tres mil
años.)

Estos versos son para tu gloria,
Pues mi libro y la guerra son lo mismo.
Yo y mis poemas nos hemos amalgamado en ti, en tu es-
píritu,

Y lo propio que la lucha gira alrededor de tí….
Tal como una rueda sobre su eje, este libro, inconsciente
de sí,

Gira alrededor de tu idea.

WAT WHITMAN


Anuncios